Cómo estudiar y trabajar al mismo tiempo

Tal y como lo señalan en Gananci, ser estudiante implica un gran crecimiento personal, pero también una gran responsabilidad. Te desarrollarás como profesional y, de mayor o menor medida, determinarás lo que harás el resto de tu vida.

Si eres estudiante, quieres hacer algo de dinero extra y poner en práctica tus conocimientos para saber si es algo que te apasiona, sigue estos consejos para hacer las dos cosas con éxito.

 

1.  Organiza tus actividades

Dentro de la lista de pasos para ser más productivo que recomienda Gananci, se encuentra la planificación y organización de las actividades.

Cuando tienes muchas responsabilidades, especialmente cuando estudias y trabajas simultáneamente, difícilmente se le puede dar espacio a la improvisación. Por eso, organizar bien tu tiempo y otorgarle horas específicas a cada actividad es fundamental para no colapsar.

 

2.  Evita procrastinar a toda costa

La procrastinación no es más que un término bonito y elegante para decir “diferir”. Sí, dejar tus responsabilidades para último minuto es procrastinar. Sí, pasamos mucho tiempo procrastinando.

Cuando trabajas y estudias simultáneamente, la carga de responsabilidad es grande y no hay cabida para decir “lo haré más tarde”. Procrastinar sólo te atrasará en tus deberes y, eventualmente, tendrás mucho estrés.

 

3.  Reduce tus distracciones

Siguiendo la idea del punto anterior, es importante mencionar que, para evitar seguir un ciclo profundo de procrastinación, debes evadir cualquier distracción. Por ejemplo, las redes sociales— aunque son excelentes herramientas— son una de las mayores distracciones que podemos tener hoy en día.

Estas plataformas, por ser tan interactivas y estar siempre en constante actualización, nos mantienen distraídos por horas sin que nos demos cuenta. ¿Son importantes? Totalmente. Pero procura darles su tiempo cuando ya hayas finalizado con tus deberes.

 

4.  Busca empleo relacionado a tus estudios

Una de las mejores formas de poner en práctica lo que has aprendido es, evidentemente, trabajando en tu área de estudios. Busca empleo relacionado a lo que estudies y envía currículos atractivos.

Hay que aclarar, sin embargo, que cuando se es estudiante suele ser complicado encontrar trabajo exactamente en el área que te apasiona. Si sólo quieres obtener experiencia para luego calificar en trabajos más grandes, no dudes en optar por una pasantía. Pero si te interesa hacer dinero, dale una oportunidad a algún trabajo que no tenga necesariamente conexión a tus estudios.

 

5.  Piensa en ser freelance

Entendiendo el punto número 4, es claro que ser estudiante y querer laborar en el sector de trabajo tradicional es algo complicado. Además, puede que estudies en turnos mixtos y no sea una opción para ti estudiar y trabajar de forma presencial al mismo tiempo.

Sin embargo, todos necesitamos dinero, aunque sea para ahorrar o tener ingresos extra. La mejor solución para esto es optar por ser hacer trabajos freelance.

Hay muchísimas plataformas en Internet que te permiten trabajar bajo esta modalidad en casi cualquier área que imagines. Sin importar lo que quieras hacer, cuánto tiempo quieres dedicar al trabajo o cuándo hacerlo, podrás obtener buenas ganancias siendo freelancer.

La clave está en hacer tus investigaciones y encontrar la plataforma que mejor se adapte a los servicios que quieras prestar. Por ejemplo, si eres estudiante de Periodismo, podrías trabajar redactando artículos para páginas web. Si estudias ingeniería, puedes laborar como programador de páginas web.

Las posibilidades son muchas. Sólo debes estudiar qué servicios puedes ofrecer y cómo venderlos de una forma atractiva.

 

6.  Mantente saludable

Estudiar y trabajar simultáneamente requiere— además de dedicación— un cuerpo y una mente sanos. Aunque es cierto que pasarás mucho tiempo ocupado, no debes dejar a un lado tu salud y debes siempre cuidarla.

La mejor forma de hacerlo es haciendo ejercicio todas las mañanas al menos por 15 minutos, durmiendo bien y alimentándote de una forma sana y balanceada.

Al incluir estas actividades en tu rutina, te sentirás con mucha más energía, serás más productivo y podrás con todas tus responsabilidades.

 

7.  Busca estudios en línea

Si actualmente eres trabajador, quieres estudiar, pero no puedes cumplir con las clases presenciales, optar por estudios en línea es una buena opción.

Cada vez más instituciones, organizaciones, grandes empresas y universidades se han dedicado a crear servicios de enseñanza en línea para todo público. Aunque pueda no sonar convincente, los estudios en línea tienen muchas ventajas. Entre ellas, podemos destacar la facilidad de adaptar los horarios, la calidad de los cursos y los excelentes resultados profesionales.

Educarse es la llave para abrirse a un mundo de muchas posibilidades. El tiempo y la disponibilidad no deberían ser limitantes. Anímate a tomar un curso en línea; los hay de todos los temas y con muchas certificaciones que te harán destacar en el ámbito profesional.

Compartir:

Deja un comentario