8 técnicas imprescindibles para mejorar tu método de estudio

Las cargas que implica ser un estudiante pueden ser muy pesadas. La cantidad de materias, clases, temas y exámenes con los que tienes que lidiar puede llegar a ser sobrecogedora. La presión por hacerlo bien puede acabar con tus nervios.

Los nervios y el estrés pueden ser factores perjudiciales para cualquier tipo de aprendizaje, aquí encontrarás consejos sobre cómo manejar situaciones de estrés.

A continuación encontrarás una serie de consejos que te serán invaluables para mejorar tu forma de estudiar. ¡Saca el mayor provecho de cada sesión de estudio!

 

  1. Duerme ocho horas

Sabemos que para los estudiantes presionados por la fecha de su próximo examen esto parece ser un objetivo casi imposible de cumplir.

Sin embargo, estudios han comprobado que es más provechoso tener una buena noche de sueño y dedicar las horas del día a estudiar.

El sueño es un elemento muy importante para nuestra salud física y mental. Cuando descansas lo suficiente, tus horas de trabajo son mucho más productivas. Mientras que si pierdes sueño o duermes de forma inadecuada, podrás terminar perjudicando tus sesiones de estudio porque tu cerebro estará agotado y será menos eficiente.

 

  1. Adecúa tu espacio de estudio

Para estudiar necesitas mucha concentración. Tu zona de estudio debe ser un lugar en el que te sientas cómodo y sin presiones.

Un espacio adecuado para trabajar en tus estudios es uno de los factores que más influye en tus resultados.

Por eso es importante que acomodes la zona donde vas a estudiar, de manera que cuentes con buena iluminación, buena ventilación y tranquilidad.

 

  1. Aprende a memorizar

La memorización es una parte fundamental del estudio.

Cuando se trata de aprender un tema es importante leerlo, analizarlo y digerirlo para poder comprenderlo por completo.

Sin embargo, en ocasiones es necesario memorizar cosas específicas y concretas que no pueden ser aprendidas de manera ambigua.

Para caso como estos, es importante que aprendas cuáles son las mejores formas de memorizar. A continuación te dejaremos algunos tips que te pueden ayudar en este aspecto:

-Escribe a mano lo que necesites memorizar. Estudios científicos han comprobado que cuando se trata de memorización, no hay nada mejor que olvidar la tecnología y escribir a mano.

-Repite en voz alta lo que lees. De esta manera te resultará más fácil recordarlo porque se convierte en algo más real.

-Aplica en algo práctico lo que memorices. Cuando llevas a cabo lo que memorizaste, quizá explicandolo a otra persona o aplicando en la realidad de alguna forma, tu cerebro tiene más herramientas para poder fijar lo aprendido.

 

  1. Método del Pomodoro

Cuando se trata de estudiar, el tiempo suele ser uno de los elementos más controversiales.

El día siempre parece ser demasiado corto para todo lo que debes hacer, y las fechas de entrega siempre parecen estar demasiado cerca.

El método del Pomodoro se encarga de este aspecto del estudio. Es una técnica que consiste en la correcta administración del tiempo.

Este método plantea lo siguiente: tienes que dedicarte a estudiar sin interrupciones durante 25 minutos y luego descansar por 5 minutos.

Cada sesión de trabajo de 25 minutos se llama “pomodoro”. Cada cuatro pomodoros puedes tomarte una pausa más larga, de unos 15 o 20 minutos.

Eso es todo. Simplemente debes seguir las instrucciones estrictamente, sin dejar que ningún elemento externo rompa tu concentración durante esos 25 minutos. Luego debes continuar con la rutina sucesivamente hasta que hayas terminado tu estudio.

 

  1. Ponte a prueba

Hacer una autoevaluación de lo que has aprendido te ayudará a saber si tu sesión de estudio ha sido fructífera.

Es importante que cuando termines de aprender un tema, hagas una pausa para hacerte un pequeño test en el que compruebes tus conocimientos adquiridos. De esta manera puedes saber si realmente necesitas seguir repasando o si puedes pasar al siguiente tema.

 

  1. Alternar las materias

Las personas cuando tienen varias materias que estudiar, suelen dividir estas materias en días de trabajo diferentes.

Sin embargo, se ha comprobado que puede ser más ventajoso alternar el estudio en una misma sesión entre varias materias.

El hecho de cambiar de disciplinas durante un mismo día de estudios podría ayudar a la memorización a largo plazo.

 

  1. Confía en ti

 

Por último, lo más importante para conseguir el éxito en cualquier trabajo difícil es que confíes en ti mismo.

Necesitas tener confianza en tus propias capacidades y en tu planificación previa. Si tienes seguridad y sigues tu plan al pie de la letra, nada tiene porqué salir mal.

Utiliza estas recomendaciones la próxima vez que desees estudiar para un examen, aprender un nuevo idioma o simplemente ampliar tus conocimientos en algún área que te interese.

Te darás cuenta de que tus resultados mejorarán radicalmente.

Compartir: