4 estrategias para rendir mucho más en los estudios

Siempre en los salones de clase están esas personas a quienes parece que todo lo académico les resulta muy sencillo. Tienen las mejores calificaciones en diferentes materias y parece que lo entienden todo muy fácil. Hago énfasis en la palabra parecer porque no sabemos si esas personas colocan esfuerzo extra en sus casas, tienen clases particulares o simplemente estudian por mucho más tiempo que el resto de sus compañeros.

No obstante, no todas las personas tienen ese tipo de inteligencia y se les dificulta un poco más mientras que muestran sus verdaderos talentos de formas artísticas, atléticas, entre otros. El asunto es que siempre necesitarás pasar por los estudios formales. Estos están diseñados para que todo el mundo obtenga ciertos conocimientos básicos generales y no para que desarrollen sus potenciales específicos, es un hecho, pero no quiere decir que debamos tomar eso como algo negativo.

Al contrario, es un reto -que resulta más complicado para algunos- pero que nos dará muchos aprendizajes si tenemos una actitud mental positiva al respecto. Por eso a continuación encontrarás algunas recomendaciones para que puedas poner en práctica y obtener los resultados académicos que te propongas.

1.- Encuentra tus fortalezas: muchas veces cuando nos va mal en alguna materia nos sentimos derrotados y creemos que debemos conformarnos porque no hay forma de mejorar, pero resulta que sí la hay. Una de las mejores formas de hacerlo en fortaleciendo la confianza en ti mismo, eso se logra descubriendo cuáles son tus puntos fuertes y explotándolos.

Por ejemplo, puede que no seas un Einstein en física, pero te va muy bien en las letras o los idiomas. Toma esa seguridad que te da el poder lograr tus objetivos en las materias que más se te facilitan y transpórtala a aquella en donde tienes dificultades. Claro que requerirá más esfuerzo y dedicación, pero cuando lo logres seguirás alimentando tu confianza, lo que te hará seguir mejorando a cada momento.

2.- No dejes que la flojera se apodere de ti: he conocido personas realmente inteligentes y talentosas que no le sacan provecho a sus cualidades simplemente porque no se lo proponen, o como no es algo que les agrade particularmente, no lo colocan en su lista de prioridades. Esto denota inmadurez.

Claro que hay cosas más divertidas o entretenidas que estudiar para algún examen de historia o redactar algún ensayo sobre un tema que no nos despierta la más mínima curiosidad, pero a lo largo de nuestras vidas deberemos lidiar con cosas que no son nuestros favoritos, pero lo hacemos por responsabilidad y porque son necesarios para que llegar a donde queremos estar.

Quizá durante la primaria, el bachillerato y hasta la universidad te den la oportunidad de repetir los exámenes o las materias hasta que las pases, pero en la vida real, habrá momentos en que tienes solo una oportunidad para esforzarte y si lo dejas pasar podrías arrepentirte más adelante.

Los adolescentes ocupados no tienen tiempo de meterse en problemas ni tienen tiempo de ocio disponible para malgastar. Según el libro los 7 hábitos de los adolescentes altamente efectivos, estos son proactivos y tienen una lista de prioridades en su mente, lo cual les hace trabajar en pro de sus metas.

Puede que tengas problemas con algunas materias porque te resultan aburridas, pero esto no quiere decir que debas fracasar en ellas, inclúyelas en tus prioridades junto con lo que te gusta y verás cómo al proponértelo como meta encontrarás maneras de ser exitoso en ellas. Para esto es absolutamente vital que creas en que tienes la capacidad para lograrlo. Según Gananci, tener confianza propia es una de las claves para poder triunfar en la vida.

3.- No caigas en la presión: la disciplina es importante pero muchas veces nosotros podemos ser nuestros críticos menos compasivos. Así que debes encontrar un balance donde te retes a ti mismo a salir de tu zona de confort, pero a la vez no te presiones de una manera negativa.

Esto lo puedes lograr colocándote metas que contengan toda la información necesaria para que puedas alcanzarlas. Para esto existe un esquema llamado objetivos S.M.A.R.T

S: Específicos

M: Medibles

A: Alcanzables

R: Relevantes

T: Tiempo en el que lo harás

Este tipo de metas son geniales porque puedes ir midiendo tus avances en el tiempo y en caso de que no logres alguno de los aspectos que te habías propuesto, puedes volver atrás y evaluar en qué fue que fallaste, no para reprocharte a ti mismo, sino para resolverlo y seguir adelante.

4.- No te descuides: nada es más importante que tu salud física y mental por lo que un buen descanso y alimentación siempre deben ser parte principal de tu rutina. Si no lo haces no estarás 100% apto para lograr todo aquello que te propones.

También es necesario que te des tiempo para hacer las cosas que te agraden e inspiren, ya sea deporte, leer, pasar tiempo con tus amigos, así te sentirás mejor y con mayor energía para afrontar los retos que consideres más difíciles.

Compartir:

Deja un comentario